Beatriz Domínguez-Gil, 6 meses al frente de la mejor Marca España: la Organización Nacional de Trasplantes

  • Sociedad

Beatriz Domínguez-Gil, 6 meses al frente de la mejor Marca España: la Organización Nacional de Trasplantes

Beatriz Domínguez-Gil (d), acompañada por la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat (c), tras ser nombrada nueva directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en sustitución del doctor Rafael Matesanz (i), quien abandona la entidad tras jubilarse. EFE/Emilio Naranjo (EFE)
Beatriz Domínguez-Gil (d), acompañada por la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat (c), tras ser nombrada nueva directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en sustitución del doctor Rafael Matesanz (i), quien abandona la entidad tras jubilarse. EFE/Emilio Naranjo (EFE)

50 donantes por millón de población. Este es el nuevo reto de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Una cifra mágica que Beatriz Domínguez-Gil (Santiago de Compostela, 1971), optimista por naturaleza, está convencida de conseguir en los próximos años.

Esta nefróloga gallega se convirtió el pasado mes de mayo en la directora general de la ONT tras la jubilación, después de 28 años al frente, de Rafael Matesanz. Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca y Doctora en Medicina Interna por la Universidad Complutense de Madrid, Domínguez-Gil sigue el patrón de “lo que funciona, no se toca”.

Por ello mantiene una filosofía continuista dentro de una entidad que representa lo mejor de la Marca España y que ha convertido a nuestro país en un ejemplo a seguir gracias a sus excelentes resultados. Y es que España lleva siendo líder mundial en donación y trasplante de órganos desde hace 25 años,consiguiendo cifras de récord temporada tras temporada.

Ya ha traspasado la barrera de los seis meses como directora de la Organización Nacional de Trasplantes, ¿cómo ha sido el relevo?

Fácil porque sigo trabajando con un equipo que conozco muy bien y que me apoya de forma incondicional. Y hablo tanto del equipo de la propia Organización como de todo el sistema de donación y trasplantes a nivel nacional.

Pero, por otra parte, complicado porque tomar el relevo de una institución como esta, que se considera la joya de la corona de la sanidad española, supone una importante responsabilidad 

que requiere mantener los buenos resultados obtenidos hasta el momento e incluso mejorarlos.

Llevaba desde 2006 en el equipo de Rafael Matesanz, anterior director de la ONT, pero supongo que no es lo mismo que estar al frente del mismo…

Efectivamente, soy muy conocedora de la Organización porque llevo muchos años trabajando aquí y he liderado algunas de las iniciativas más importantes de la entidad de los últimos años. Pero no es lo mismo estar en primera línea que ser uno de los miembros del equipo.

En cualquier caso me planteo una línea muy continuista con la que seguimos trabajando en las mismas bases que nos han permitido crecer en las últimas décadas. Y, por supuesto, también continuamos con el objetivo de incrementar la innovación e introducir nuevas formas de trabajo dentro de nuestro sistema.

España lleva los últimos 25 años en lo más alto del ranking mundial de trasplantes y donaciones de órganos, ¿cómo ha conseguido la ONT que nuestro país sea líder durante tanto tiempo?

Siempre tenemos que hacer referencia a la solidaridad de la población española. Eso sin ninguna duda. Pero el efecto del sistema español se basa, fundamentalmente, en un modelo de gestión que ha funcionado a la perfección. Un modelo organizativo que busca tener a los profesionales adecuados perfectamente formados, entrenados y guiados por los niveles de la autoridad sanitaria, que son las coordinaciones hospitalarias de trasplantes. Básicamente, son estas coordinaciones las que constituyen la clave del éxito del sistema español.

Durante el año pasado en España se realizaron 4.818 trasplantes de órganos y hubo 2.019 donantes, unas cifras de récord. ¿Qué margen de mejora tiene nuestro sistema?

Es verdad que hemos alcanzado unos niveles de absoluta excelencia. Nosotros alcanzamos en el año 2016 los 43,8 donantes por millón de población, muy por encima de la media de la Unión Europea, o de países como Alemania, con apenas 10 donantes, Reino Unido, con unos 20, o Estados Unidos, con 30. Estamos muy por encima de la actividad de otros países del mundo.

Son unos niveles de excelencia muy difíciles de superar. Pero nosotros creemos que aún existe cierto margen de mejora consolidando vías en las que hemos empezado a trabajar en los últimos años como la colaboración con los profesionales de la urgencia hospitalaria y la donación en asistolia. Y como creemos que existe un margen de mejora, nos hemos planteado alcanzar para el año 2022 la cifra de 50 donantes por millón de población.

¿Cómo van las cifras de trasplantes y donaciones de 2017?

Según el último análisis que hemos efectuado, en los 9 primeros meses del año se ha producido un incremento del 7% en la actividad de donación. Prácticamente todos los trasplantes de órganos han aumentado, algunos muy sustancialmente. Por ejemplo, el trasplante pulmonar ha aumentado en un 20% con respecto al mismo periodo del año pasado.

Esto quiere decir que seguimos creciendo y creo que vamos a acabar este año con unas cifras extraordinariamente prometedoras y en las que se volverá a confirmar nuestro espacio para la mejora.

Con todos estos datos sobre la mesa, ¿usted cree que los españoles somos más solidarios que los demás?

Creo que somos muy solidarios pero la verdad  es que las encuestas de las que disponemos no dicen que nuestra sociedad sea mucho más solidaria que las de países de nuestro entorno.

Sin embargo, nosotros somos testigos de gestos de solidaridad todos los días. Piensa que cuando hablamos de donantes estamos hablando de personas que han fallecido en circunstancias súbitas o inesperadas. En ese momento de enorme dolor para la familia, sus allegados son capaces de pensar en hacer el bien a sus convecinos diciendo sí a la donación.

La donación de médula es una de las grandes apuestas de la ONT en los últimos años. ¿Cómo se está desarrollando su programa?

Muy por encima de nuestras expectativas. Nos planteábamos alcanzar los 400.000 donantes de medula ósea para 2020 y probablemente el año que viene ya alcancemos esta meta. Ahora tendremos que perfilar de forma más concreta los objetivos del plan para los próximos años, fijándonos en los donantes que más necesitamos: varones y jóvenes.

Muchos países han decidido exportar nuestro sistema, ¿qué programas de cooperación existen actualmente y qué frutos están logrando?

Los programas se desenvuelven a dos niveles. Por una parte están los acuerdos multilaterales que se desarrollan dentro de organismos internacionales como el Consejo de Europa, la Unión Europa o la Red Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes, que es un acuerdo de cooperación establecido desde el año 2005 con los países de América Latina.

Y por otra parte tenemos acuerdos de cooperación bilaterales. Por ejemplo, llevamos mucho tiempo cooperando con Portugal, Italia, Francia o Croacia. Y hemos comprobado cómo todas estas iniciativas han ido aumentando la donación y la actividad de trasplantes.

Desde que comenzamos a trabajar con los países de América Latina, se ha producido un aumento del 67% en la actividad de donaciones. Un incremento que no se ha visto en ninguna zona del mundo.

En Europa, nuestro trabajo con determinados países como Croacia y Reino Unido ha conllevado aumentos espectaculares. Croacia ha hecho una especie de “copy-paste” del modelo español y en un cortísimo periodo de tiempo ha alcanzado cifras de donación cercanas a las españolas con casi unos 40 donantes por millón de población. Y Reino Unido ha visto aumentar su actividad de donación de forma muy sustancial.

Por lo tanto, el modelo español, parcial o totalmente replicado y siempre adaptado a la realidad de cada país, va aumentando progresivamente los resultados donde se aplica.

¿Qué le gustaría conseguir como directora de la Organización Nacional de Trasplantes?

Me gustaría conseguir lo que llevamos consiguiendo muchos años y que ya dije el día de mi nombramiento: mi objetivo es que sigamos siendo líderes 25 años más. Que seamos líderes no solamente en cantidad sino también en calidad, asegurándonos que nuestros pacientes tengan las mayores probabilidades de un trasplante y que además consigan un órgano con las mejores garantías en el menor tiempo posible.